.

6 sencillos pasos para organizar tu semana

Desde siempre, cómo gestionar nuestro tiempo ha sido una tarea pendiente por falta de motivación, vagancia, conformismo, inexistencia de metas y pensar que disponemos de una infinidad de tiempo.

A medida que pasan los días conozco más gente que pone la excusa de no tener tiempo para hacer sus actividades. ¿Eres de las personas que usa esa excusa? ¿Te engañas a ti mismo? ¿No vas al gimnasio porque llegas cansado del trabajo? ¿No haces vida social entre semana porque madrugas al día siguiente?

Es muy importante que seamos honestos con nosotros mismos y hagamos introspección acerca de nuestra vida, como por ejemplo pensar fríamente en que queremos invertir nuestro tiempo y en que no. — Personalmente, tengo miedo de hacerme mayor y arrepentirme de todos los momentos que pude haber aprovechado y que no lo hice porque estaba ocupado con el móvil u otras cosas que realmente no dan valor a mí vida. ¿Qué tan importante para nuestro desarrollo personal es pasar varias horas al día en las redes sociales? ¿Qué nos aporta estar consumiendo contenido televisivo la mayor parte de nuestro tiempo libre?

Gracias a la planificación semanal podremos conseguir de manera sencilla un ritmo de vida equilibrado y eso, se traduce en equilibrio mental que deriva en paz interior en la mayoría de los casos.

En los últimos 2 años he probado distintos métodos para gestionarme el tiempo que tengo disponible para realizar las tareas. Desde el tablero Kanban hasta el método Getting Things Done (GTD) pasando por el método de la caja de Eisenhower y la técnica Pomodoro. Todos ellos son métodos muy válidos que nos ayudan en mayor o menor medida dependiendo de las necesidades que tenemos pero, para llegar a este punto, primero tenemos que saber cuando y cuanto tiempo tenemos disponible.

Con tal de localizar el tiempo del que disponemos a lo largo de una semana para poder cumplir nuestras tareas u objetivos, yo os recomiendo seguir estos sencillos 6 pasos.

  1. Asignar las horas de trabajo.
  2. Pensar en el número de horas que queremos dormir.
  3. Diseñar una rutina matutina que nos ayude durante el día.
  4. Hacer un ritual antes de acostarnos que nos proporcione tranquilidad.
  5. Priorizar nuestras obligaciones.
  6. Planificar la actividad física.

Con estos pasos podremos ver cuanto tiempo disponible tenemos a lo largo de la semana para gestionarlo como creamos conveniente.


A continuación, vamos a hacer un ejercicio práctico con el que veremos como aplicar estos seis sencillos pasos y así poder organizar mi semana.

1- Asignar las horas de trabajo

Dependiendo del sector en el que trabajes y de lo permisible que sea tu empresa, podrás tener más o menos flexibilidad a la hora de decidir tu horario laboral. En caso de que tu empresa no te de facilidades para poder elegir un horario, no tendrás que dedicar mucho tiempo a este paso porque el horario será el que ellos te impongan.

Calendario semanal con las horas de trabajo indicadas

2- Pensar en el número de horas que queremos dormir

Una vez realizado el paso anterior, sabrás a que hora tienes que empezar a trabajar. Así pues, piensa en cuántas horas quieres dormir y asígnalas a tu horario (para poder optimizar tu sueño deberías saber acerca de tus ciclos de sueño).

Dependiendo de cual sea tu rutina y cuanto ejercicio mental y físico hagas a lo largo del día, necesitarás más o menos horas de descanso. En mi caso, con 7 horas y media tengo más que suficiente.

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora y las horas de descanso

3- Diseñar una rutina matutina

Ahora toca pensar que rutina queremos cada mañana. Dependiendo de cuantas cosas queramos hacer, tendremos que modificar el paso 2.

Dos de las cosas que yo necesito para ser persona cuando me levanto, son la meditación y una ducha de agua fría porque me llenan de energía y motivación.

Yo no tengo en cuenta el desayuno porque hago ayuno intermitente o tomo un bocadillo pequeño mientras trabajo. Dentro de mi planificación matutina le dedico de 30 a 40 minutos a la lectura mientras me desplazo hacia el trabajo.

Dado el conocido ‘efecto compuesto’, 30 minutos es tiempo suficiente para ver a largo plazo una diferencia abismal en una actividad como es en este caso, la lectura.

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora y la rutina matutina

4- Decidir un ritual nocturno

Muchos somos los que pensamos que un día empieza mejor o peor dependiendo de lo que hayamos hecho antes de irnos a dormir. Por ese motivo, a mí me gusta decirle a mi cuerpo y a mi mente con actos, que la hora de irse a dormir se acerca. Leer durante 30 minutos y hacer unos pocos estiramientos en la misma cama, me ayuda a entrar en un estado de relajación que me facilitará dormir.

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora y la rutina de antes de ir a dormir

Si viviéramos en un mundo ideal, éste sería todo el tiempo del que disponemos durante los días laborables:

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora con las horas que tenemos al día para hacer algo

Pero lamentablemente todos tenemos asuntos que no podemos evitar: las tareas del hogar, recoger los niños al colegio, etc. Así pues, el siguiente paso es distribuir las obligaciones que se repiten una semana tras otra.

5- Organizar nuestras obligaciones

Cuando vuelvo del trabajo me gusta revisar los correos electrónicos pues estoy suscrito a muchas ‘newsletter’ que me informan de economía, empresas y artículos técnicos de los cuales siempre aprendo algo.

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora y las cosas que hemos de hacer si o si

6- Comprometernos a tener actividad física

Son innumerables los beneficios que nos da el practicar deporte y es por eso que todos deberíamos hacerlo. Uno de los muchos beneficios es que nos ayuda a eliminar una cantidad de estrés inimaginable y a su vez nos ayuda a no pensar en el trabajo. Por ello, vamos a darle tiempo en nuestra semana justo después de organizar nuestras obligaciones pues no daremos pie a que haya excusas del tipo: No tengo tiempo.

Calendario semanal con las horas planificadas hasta ahora y la actividad física

Como podéis ver, me gusta alternar el tipo de actividad física para estimular al cuerpo y a la mente de maneras distintas y por eso, me gustaría probar todos los tipos de yoga pues cada uno tiene sus ventajas. ¡Es todo un vicio!

Una vez hayamos realizado estos 6 sencillos pasos que os estoy recomendando para planificar la semana, podremos ver que tenemos una rutina semanal bastante equilibrada y distribuida de tal manera que nos ayude a tener una buena salud física y mental.

Ahora que sabes cuanto tiempo disponible tienes cada semana, primero deberás plantearte que hacer con él y segundo, cómo gestionarlo pues hay muchas metodologías para hacerlo como comentaba al inicio de este artículo.

Organizo mi tiempo de tal manera que cada día tengo ratos libres para los imprevistos o la vida social que no había planeado.

Planificación semanal. Incluye horas de trabajo, descanso, obligaciones, actividad física y distribución del tiempo libre

Una vez terminada la planificación de la semana con estos 6 sencillos pasos dependerá de nosotros saber gestionar el tiempo disponible para tener vida social, conseguir nuestras metas, resolver los imprevistos y lograr paz mental.

Namasté 🙏,

Share on Twitter